Coordina el taller de narrativa Las Herramientas desde 2013, es docente de Investigación periodística en la escuela ETER y hace 20 años escribe en medios. Publicó las investigaciones Porno nuestro. Crónicas de sexo y cine y Hacerse. El viaje hacia la cirugía perfecta; la micronovela Historia de una chica que se enamoró de un pez; la nouvelle Inicio y el libro de poemas alucinada. Su género favorito es el terror y tiene tatuado un verso de Juan L. Ortiz en el antebrazo.  

DECÁLOGO PARA UN CASAMIENTO, DE MARÍA PAULA ZACHARÍAS: PARECE QUE LA FELICIDAD EXISTE

Pareja. Bebés. Un perro. Casa chalet. Bosque, leña, lenguas. Amor, pequeños milagros cotidianos. Un mix que encuentra el cruce entre boda y matrimonio para hacer breves, pero enormes, odas a la felicidad doméstica. Este es un libro de poemas que hablan de lo que pasa en una casa cuando es un hogar compuesto por una mujer, un hombre, tres chicos y un perro que se quieren entre sí. 

SIN REPETIR Y SIN SOPLAR, REFLEXIONES PANDÉMICAS: EL VASO LLENO DE LA NUEVA NORMALIDAD

Desde experimentar en la cocina hasta hacer cursos y talleres, pasando por sincericidios o viajes en bicicleta, la parte escribiente de esta mafia positiva desglosa una lista de hábitos bueno-malos y estrategias de supervivencia adoptadas durante la pandemia. La intención es expandir habilidades, autocuidarse y contagiar eso a quien lea. Entren acá sin inmunizarse para salir con anticuerpos para el tedio cotidiano.

LUGONES, DE CÉSAR AIRA: LAS FUERZAS EXTRAÑAS

Transita realismo, lírica, sencillez, concreto, fantástico. Puede ser serio, estudioso, erudito, formal, divertido, difícil, exuberante, escueto. Siempre es lúdico. Este texto de 1990 permaneció entre sus archivos y ahora decidió que era el momento de que saliera al mundo. Una rareza fuera de tiempo que sigue engordando su lista de más de 100 libros publicados.

LES GATITES & SUS ESCRITORES, UN SOLO CORAZÓN

Aman interrumpir lecturas, atravesarse sobre el teclado o el cuaderno, impedir la visualización de pantallas. ¿Cuál es el sentido de esta dupla?, ¿qué dirían si hablaran? Acá, un ensayo coral de algunos felinos fabulosos que soportan a sus humanes.

PRESIENTO QUE ES EL COMIENZO DE UNA HERMOSA AMISTAD

No me suele gustar hablar en primera persona del plural. En general siento que excluye sin querer, cuando su intención suele ser la contraria. “Estamos en estado de felicidad”, podría enunciar ahora, pero ese “estamos” no deja claro el quiénes. Y, ante la duda, nadie se siente parte.